En general podemos identificar dos tipos de puertas, muy diferenciados, las puertas de interior y las de exterior, de entrada, a la vivienda.

 

El diseño de las puertas, se podría decir que es el acabado exterior que tendrá esta. La elección dependerá del gusto, las prestaciones, y del presupuesto. Los diseños pueden ser lisos, con molduras, con vidriera, etc.

Los diferentes tipos de puerta que existen son las pintadas, las sintéticas, de chapa de madera, lacadas y de cristal.

En las puertas interiores podemos encontrar una gran variedad de diseños, aperturas y composiciones.

Piensa en el espacio que tienes y en la utilidad que quieres darle.

Las más comunes y las que se suelen ver más son las puertas abatibles.

Tendremos que tener en cuenta el espacio de apertura, ya que no las recomendamos para espacios de pequeñas dimensiones, ya que abrirlas implica perder espacio.

Para huecos grandes o espacios grandes, podemos instalar puertas de doble hoja, incluso jugar con que una parte sea fija y la otra móvil.

 

PUERTAS

 

Tal y como hemos dicho anteriormente, si lo que necesitas es ganar espacio porque tienes un espacio de dimensiones pequeñas, la mejor alternativa son las puertas correderas, ya que no ocupan espacio al abrirse o cerrarse.

Hay dos variedades de puertas correderas, empotradas, que se integran en la propia pared y se realizan normalmente mediante placas de cartón yeso, y las sobrepuestas, que se instalan en una guía superpuesta a la propia pared.

La diferencia es que unas requieren de obra ya que la hoja se empotra dentro de las placas de cartón yeso y las otras no.

 

PUERTAS

 

Otra manera de ganar espacio y de contar con puertas de fácil instalación, son las puertas plegables. Estas optimizan el espacio y se pueden hacer más anchas con tal solo añadir lamas a la puerta.

Hablando del tema composición, podríamos tener puertas huecas, que son ligeras y su aislamiento es menor que el de las macizas, y suelen estar recubiertas por una chapa de madera.

Puertas macizas, que son más pesadas y muy buenas aislantes, pero con ellas conseguiremos un aislamiento térmico y acústico mucho mejor que en las puertas huecas.

En las puertas de entrada, lo que normalmente nos interesa es la seguridad y la calidad. Las más seguras son las acorazadas, ya que son altamente resistentes y complejas de abrir, normalmente se usan en chalets.

Las blindadas, se usan para casas más urbanas. Las macizas, perfectas para ubicaciones más rusticas y requieren de mantenimiento de la madera. Y por último, las metálicas, realizadas con doble capa de acero y rellenas de espuma.

 

PUERTAS

Pin It on Pinterest

Abrir chat