En muchos proyectos debido a forma de la parcela o bien debido al programa aparece el elemento arquitectónico de la escalera.

Siempre la incorporamos como un elemento más de la vivienda que nos ayuda a organizar los espacios y a caracterizarlos.

Hay muchas tipologías de escaleras según su forma; de un solo tramo, de dos tramos en forma de “U” o en forma de “L”, de caracol, etc.

Siempre se escogerá un tipo u otro dependiendo del uso de la escalera, posición y dimensión, y relación con los diferentes espacios.

Además de la forma, se definirán las medidas de los escalones, tanto de la huella (la parte del peldaño que se pisa, que está en posición horizontal) como de la contrahuella (la parte vertical del peldaño que define su altura).

En fases de proyecto más avanzadas, cuando estamos definiendo y detallando todos los elementos conjuntamente con los clientes surge la duda, ¿escalera metálica, de hormigón, de obra, de madera?

Muchas veces esta duda se disipa rápidamente por temas estructurales o económicos, pero otras veces la decisión depende de más factores.

 

Veamos los diferentes tipos de escaleras más utilizados:

 

ESCALERAS DE ESTRUCTURA METÁLICA

 Este tipo de escalera se monta en el taller (parcialmente o totalmente) y se coloca en la obra.

Esta estructura puede estar formada por una chapa plegada que forme los escalones. Posteriormente se puede revestir o no la huella con el pavimento que se desee.

Otro tipo de escalera metálica muy usado se forma a partir de pletinas metálicas que se colocan en horizontal formando los escalones (la huella) y que se sueldan a lado y lado a dos pletinas que forman el recorrido de la escalera.

En este caso puede no haber contrahuella (parte vertical del escalón) creando relaciones visuales y lumínicas a través de la escalera.

 

Muchas veces se utilizan este tipo de escaleras cuando se tienen lucernarios o patios en relación con la escalera, o bien se quiere aprovechar el bajo escalera, o porque simplemente su aspecto y diseño son los que más gustan a los clientes.

El diseño de la estructura y sus peldaños puede definirse y personalizarse al detalle haciendo de la escalera una pieza única.

La mayoría de las veces se encarga el diseño a medida al industrial. Por esta y otras razones suele ser una opción con un presupuesto más elevado.

Un aspecto que es ventajoso respecto a otros sistemas, es que su colocación y puesta a punto en la obra son muy rápidos.

ESCALERAS DE HORMIGÓN

Este tipo de escaleras son macizas formadas por losas de hormigón inclinadas. Los escalones se pueden formar con el encofrado del mismo hormigón o bien pueden hacerse de ladrillos cerámicos.

Su uso es muy frecuente cuando tenemos la estructura de la vivienda de hormigón armado o fábrica de ladrillo ya que es de construcción sencilla y además se unifican los sistemas constructivos e industriales implicados.

Sus acabados pueden ser diversos, y se pueden revestir del material que se desee. Al ser el sistema más usado y depender de industriales que normalmente ya se encuentran en la obra es la mayoría de las veces la solución más económica.

ESCALERAS DE ESTRUCTURA DE MADERA

Tiene sentido incorporar este tipo de escaleras cuando la estructura de la vivienda (forjados) es también de madera.

El sistema de construcción sería muy parecido al metálico, formando los escalones por tablones de madera anclados a tablones laterales que forman el recorrido de la escalera.

De la misma manera que la metálica, puede no haber contrahuella creando una escalera visualmente más ligera.

ACABADOS DE ESCALERAS

Cuando hablamos de los acabados de la escalera, especialmente de los escalones, se puede optar por dos estrategias, integrarlos con el resto de materiales o hacer que sea un elemente diferenciado.

Muchas veces para revestir las huellas de los escalones se utiliza el mismo material utilizado que para el pavimento.

Pueden ser de parquet natural, parquet sintético, de gres porcelánico, etc.

Si la escalera está compuesta por contrahuella ésta puede estar revestida del mismo material que la huella o bien se puede utilizar un acabado diferente creando una composición de acabados original.

Otro elemento importante es la barandilla o pasamanos.

Una opción son las barandillas de vidrio transparente ancladas a la escalera, dan una estética moderna y un acabado con sensación de ligereza.

Otro tipo muy usado son las barandillas metálicas formadas por perfiles metálicos, o bien las barandillas con un acabado macizo que están construidas por muretes de ladrillos cerámicos revestidos y pintados.

Esta última opción solamente la veremos con escaleras de hormigón y cerámicas.

Todas las barandillas se pueden rematar con un pasamanos superior metálico o de madera.

Las barandillas suelen tener una altura entre 90 i 110cm, pero en algunas ocasiones nos puede interesar que la barandilla haga de filtro entre la escalera y otros espacios y puede llegar hasta el forjado.

Un buen recurso es tener una barandilla de vidrio desde el suelo al techo que nos deje pasar la luz pero que nos separe los espacios.

Otra opción similar seria utilizando lamas de madera que también se dispongan del suelo a techo formando una celosía.

Pin It on Pinterest